Lámpara de proyector de halogenuros metálicos

A pesar de los avances en la tecnología LED, las lámparas de halogenuros metálicos siguen siendo las más comunes porque son brillantes y tienen un alto CRI (Índice de reproducción cromática).

Los inconvenientes: se queman después de varios miles de horas (2,000 a 5,000 horas), obligan a los proyectores a utilizar sistemas de enfriamiento ruidosos y son notoriamente caros. En los típicos proyectores multimedia y de cine en casa, solo se usa una sola lámpara, y estará encerrada en una carcasa.

Por lo general, se reemplazará todo el conjunto de la carcasa, no solo la lámpara en sí. Se debe permitir que la lámpara vieja se enfríe completamente antes de intentar quitarla, y se debe tener cuidado de no tocar la lente.

Los aceites en los dedos pueden degradar el recubrimiento de la lente y potencialmente hacer que la lámpara explote cuando se enciende. Existe un riesgo mínimo de daño físico ya que la lámpara se sellará dentro del proyector; sin embargo, significará comprar una nueva lámpara.

Deja un comentario